lunes, 9 de diciembre de 2013

lunes, 11 de noviembre de 2013

Entrevista

Entrevista en 1 poeta 10 preguntas:

https://sites.google.com/site/10preguntaspara1poeta/hernan-tenorio-1


¡Gracias, Pablo Moreno!

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Hermosas palabras de Isabel Vasallo...

*

                                      Una guitarra,
                                      negra como la noche
                                      aúlla en la niebla más densa
                                      …

Y por eso nosotros y nosotras estamos reunidos, creando este espacio de comunión y participación, para celebrar con alegría verdadera  la publicación de este poemario, Guitarra nocturna.  
Hernán lo dio a conocer un día de 2011/2012 en el grupo de taller que coordino y con el que nos reunimos, en forma persistente y amorosa, aunque accidentada, dos martes por mes –eso tratamos,  por lo menos– hace unos cuantos años.
Y como tuve el privilegio de escucharlo recién concebido y trazado (porque la poesía es inseparable de ese trabajo de trazos sobre la página, trazos que se vuelven irrepetibles y pueden hacerse memoria); y como tuve el privilegio también de prologarlo, por pedido de su autor, hace unos días me preguntaba  qué otra cosa puedo hacer en esta presentación que no sea invitar a todos, calurosamente, a leerlo.
Pero me di cuenta de que me equivocaba, ya que descubrí que tengo más cosas para decir sobre Guitarra nocturna; no sólo porque cada vez que leemos somos un poco otro nuevo lector en relación con el que fuimos antes, sino porque la riqueza del texto, en este caso, permite ahondar en surcos ya trazados y hasta abrir nuevos caminos de sentido.
Por ejemplo, si yo había dicho ya que la nocturnidad de esta guitarra es la oscuridad informe que va tomando forma a partir de todos esos sentidos que surgen de escucharla incluso más allá de lo audible; esos sentidos que constituyen  un reino secreto, paradójico, de encuentros, dolores y confrontaciones, hoy no puedo dejar de asociar esta guitarra nocturna con la poesía misma. Por  la “extravagancia de su cuerdas” (1); porque “despide epifonemas de nostalgia (2); porque “es noche” (5); porque “atonal / atontada / suena su desvelo injusto” (7); por “su tan tan tan tan tantán” (10); por “la vibración inquebrantable” (13)… La asociación deriva, obviamente,  de las permanentes alusiones a la musicalidad que le es propia y del extrañamiento que promueve en la mirada sobre el mundo; pero además se vuelve posible pensarla como metáfora de la poesía y de su función en un mundo crudamente desubjetivizado, el de hoy: si esta guitarra evoca un tiempo/espacio  arcano, ligado a lo ancestral, perdido y  desaparecido, si bien rastreable en alguna profundidad; si trae la sed de un futuro en que “[enjaulen] todas las atrocidades”(6), tiene en común con la poesía ese estar entre un espacio de unidad primera y perdida – tal vez recuperable – y uno futuro, imaginado, ese que, por ser “lo que no existe”, Alejandra Pizarnik tenía “miedo de no poder nombrar”.
Guitarra nocturna, entonces, y poesía como instancias de tránsito, lugares de pasaje donde se forja por necesidad la mirada de un tiempo futuro: “y vos, guitarra, me harás despertar del insomnio” (17) (¿entrar en el estado de clarividencia del sueño verdadero?).
Hablé, además, de las posibilidades épicas de este poemario; de procesos de mestizaje de los que da cuenta; de un diálogo explícito de los poemas entre ellos y con otros (las guitarras  Lorca, ¿Machado? ¿Guillén? ¿Borges?...). Pero no me referí, por ejemplo, al diálogo fecundo que el poemario ostenta con la palabra poética de César Vallejo: como él, sólo que en un tiempo cargado de decepción, el nuestro;  en un rinconcito de la Historia, como quien está a la espera de que escampe, el tono vallejiano se recupera, muy sutilmente, en ese registro de la materialidad, una materialidad que es la de lo que se nombra:
“carbono/… fosilizado en  la madera;  “cuerdas trenzadas con resina plástica; espaldas” que “se desvelan molestas por los dolores…
Y materialidad de los sonidos: así, “pequeñas partículas pululan /…se rozan / se frotan / se friccionan…”; “el eco…duerme…crujiendo como cebollas cortadas en juliana”; y “es como vidrios chirriando / el ruido”… (cito sin seguir un orden de presentación, cito , digo, estas marcas de materialidad y corporalidad).

Y ahora, como afortunadamente el libro de Hernán va a empezar a andar solo por ahí, cada uno y cada una que lo lea va a poder abrir otros surcos, otros senderos. Yo me limité a señalar de qué estaban hechos los míos, aquí y ahora.
Sólo me queda reiterar la alegría que produce saber que esto está vivo; que la palabra: sonido y sentido, sigue horadando y significando.
Felicitarte una vez más, Hernán, y agradecerte.

Isabel Vasallo


San Cristóbal, agosto de 2013

martes, 15 de octubre de 2013

Reseña

Reseña de Guitarra nocturna en Revista No Retornable

http://www.no-retornable.com.ar/v14/nuevo/alvarado.html


¡Pasen y lean!

miércoles, 25 de septiembre de 2013

sábado, 21 de septiembre de 2013

VII

Taciturnos
desinformados
no saben que ha muerto en Constantinopla

la preferencia por lo clásico

miércoles, 4 de septiembre de 2013

VI


Raya indecente
mácula de viejos proverbios mal interpretados
lecturas monocordes del rectángulo 
inflingido por la inercia sucesiva
que putrefacta
                  mal oliente
no sabe cómo expresar la belleza que alguna vez  
ha comparado con el vuelo inerte y colectivo 
de todas las aves

que naufragan en aguas densas como la agonía

sábado, 3 de agosto de 2013

V

Pliegue suntuoso el de la mente:
engaño del lenguaje enajenado
por la euforia colectiva
que habiendo deformado la naturaleza
se rige por leyes más sublimadoras

martes, 23 de julio de 2013

IV

Muere el yo
nace la irónica idea del genio
para abrir paso al héroe:
que vive para ser valiente

Más tarde
en el incendio del aliento 
se conservan las bondades de la psique
-calendario bisiesto-
que deshace frente al espejo

la imagen reciente de la gloria

sábado, 13 de julio de 2013

Conceptos (primera parte)

I

Inconsciente sensible
cuadrícula  de sospecha
aquí y allá una mariposa
que reposa en una flor muerta


II

Fuego ingenuo
fatuo en reserva de oralidad perversa
mortecina resistencia de semáforos


III

En perpetua voz nace el silencio de una noche
en algún lugar:
mantengo encendida la llama incandescente del espíritu
y puede que haya muerto el veneno de lo consciente
aquí
en la celebración de la dicha

cuando se atreve la palabra más suscitada de la vida

sábado, 25 de mayo de 2013

Se viene mi primer libro de poemas...

HERNÁN TENORIO - GUITARRA NOCTURNA

3
Nido de águila agorera que la espera ancestral desvela,
en el vacío que abanica la esperanza de ser reconocida por la Tierra.

Corola abierta que recibe la secreción floral,
el zumo dulce,
el néctar nacarado

y las estrellas,
símbolos zodiacales extraterrestres
se reflejan en los morteros
                                 que escindidos en la dura roca
nos recuerdan que aquí existió otro mundo.


7

Flotantes notas
en el aire

La guitarra
atonal
atontada

suena
su desvelo injusto,

los pasos de un extraño
caminando en sombras
por la noche entrada
y resuelta.

lunes, 28 de enero de 2013

Hoy encontré algunos objetos


Encuentro en el brazo de un muñeco de Spiderman: el poder fractur-ado

 y en un cinta roja: la inocencia de una muñeca virgen.

Luego, caminando veo en el suelo una hebillita, de esas que usan las chicas para recogerse el cabello. Entonces me pregunto: ¿Cuántas cosas se pueden encontrar en la calle?
Hace tiempo encontré un diamante que es mi tesoro más preciado.

Camino impaciente buscando trofeos que eran de otros,

de personas que jamás he visto,
de las cuales no puedo imaginar su nombre.



Me parece extraño, pero sé el nombre de una muñeca intacta que desea ser poseída, que intenta, sin reservas, que alguien vea en ella a una mujer. La porcelana aún está fresca y su cabello rubio un poco chamuscado.
Sus labios de esmalte sintético quieren decir algo incomprensible: ¡petit amour!, kiss                                         
me now.


El nombre es lo que designa la identidad. El de ella es húmedo, algo mojado en el pétalo.

Frunce el ceño, se mira de costado
las costillas,
los pómulos,
las insipientes nalgas algo raquíticas.

Decido enfrentarme a vos debajo de un árbol y te sonrojás y luego te callás y me mirás decidida y me besás y me das cariño en una cinta
y yo no te olvido…, desde un rincón.


Todo es digno
hasta que me encuentro con una sombra malvada que me persigue sin descansar y le digo:

–Lo sé, estás ebria…, sos una Ninfa o una niña simpática. Me embruja tu seducción, tu oculto caramelo.

Abordo un cohete, sobresaltado, insatisfecho miro el cielo: está lejos, las nubes cerca. El oxígeno se acumula en el hipotálamo, en el hipopótamo, en el hipo: ¡Hip Hop, urra! ¡Hip Hop, urra! ¡Hip Hop, urra!

¡Help!


Muevo la cabeza,
suena cercana “Karnataki”,
¡estoy en Oriente!,
¡puedo ser feliz!,
respirar humo sano.

Ella está lejos, la escucho suspirar distorsionada y me conmueve su distorsión.

Pobre muñeca ro-ta,
su luz está en…

Silencio.




En la vereda verde
vacío,
sospecha,
mustia,
Pegaso.

Llega el Karma a la cama, lo trae el camarero de un camarote caminando en camiseta. Se detiene, me observa y me ve en el viejo camastro de plumas, tartamudeando la melodía de “Karnataki” que es algo así: pipiripi, tin, tin, tin, pom, pom, pom, piripipipi…

–Señor, efectivamente, estamos en la India.
–¿Aquí hay muñecas?

–Sí, hay muchas.

Sigo un sitar, bah, el sonido envolvente, las vibraciones de la Psique. Me refugio en mi bolsillo, donde aún conservo el brazo de Spiderman y la cinta roja y mi Crazy Diamond y el Rouge de esmalte sintético y el leve recuerdo del sabor.
Estoy lejos de mí, pero tan cerca de una doncella de porcelain, que me asfixia su imagen, su lujuria encapsulada en el vientre, su baile temático y el orgullo inocente de su pureza.
Doy vueltas por la habitación. Soy un caballero, alguien antiguo que respira el pasado. Me acerco a una señora, le compro una muñequita vestida de rosa con alas de hada mariposa y me despido. Abro la puerta y estoy en el jardín. Lo recuerdo, ella se llama: …….......

–Bonito nombre, ¿verdad?


No he mentido ni una sola vez y sé que no ha sido suficiente.
Se acerca de cerca un pompón y estornudo cachuzo,
entro sin desearlo en la cueva
y compruebo que allí soy feliz como en Oriente.

No estigmes mi ansiedad porque me encuentro pobre, sabés de mí por el Mito pero no escuchás el mirlo cantar en el Milenio.
Manchada de fiebre despierta la sombra ebria, e intenta robar mi hada mariposa, el vestido rosa se rompe en el tironeo y queda desnuda, tan indefensa como yo.

Al encuentro de una Dona, cuya luna descansa en una duna de otros metales no tan preciosos, percibo el objeto en vuelo, como un cross en la mandíbula. Al llano llego en letargo, simple retraso de mi andar, y acudo envenenado en llanto por haber perdido la llave de mi casa.
Estoy ante las puertas de Alcan, un bonito castillo en el cielo, y a mi lado mi diamante no respira. Seguro de que aquí está la muñeca de ojos de perla, prefiero no enfrentarme al gigante que espera detrás de ellas (las puertas) noche y día.
La humedad de tu nombre, que está embalsamado en una gota, se posa suave en un pétalo; mientras yo recojo chucherías del suelo. Soy el gigante charlatán, dueño de Alcan, miserable ante la ley y lacayo al devenir. Soporto el viento en la altura, respiro por dos, porque mi diamante está asfixiado y no se puede recuperar. La lluvia moja la chatarra que se achicharra con el chaparral.

El aroma de la tierra mojada:

-¡Chalay!

Exquisita producción de fotografías, holocausto de imágenes de márgenes de Marte, es el espejo de los sueños de una boba Madame.

Telenovela: traqueada, trepidada, trillada, troquelada, truncada.

Tartamudeo los silábicos fonemas de tu nombre
para explorar en ellos los colores,
los matices,
los píxeles,
el arco-iris de su génesis
y me doy cuenta que es muy fácil pronunciarlo.

Entonces me río  a carcajadas diciéndome a mí mismo: –Qué torpe que sos. Dejá que tu Crazy Diamond brille solo, él puede hacerlo, es hora de dejarlo en libertad–. Me doy cuenta de que tengo razón:

–¡Vuela!
–¡Vuela!
–¡Vuela!
–¡Vuela!
–¡Camon, vete a volar, sos libre! ¡Fuera de aquí tonto diamante!



Presagio:
El de encontrar objetos que no dicen nada y, a su vez, lo dicen todo;
porque el miedo es inevitable pero hay que afrontarlo para sentirse vivo
y respirar sin etiquetas.

Tar-ta-mu-de-o

el                                                             nombre                                                    de


mi presagio.

Llego libre al palacio (Alcan) donde no hay nadie, ni nada. Donde todo es pernicioso, porque es precisamente un vacío enviciado en vísceras de bisonte y el horizonte es un estrecho camino hasta mí. Como el efecto de un Boomerang me vuelve a pegar en la cabeza, un poco triste y desinteresada en quedarse con objetos que se puedan recordar, sin recordar de dónde o de quién provienen; simplemente por no saberlo es que estoy buscándolos, simplemente los recojo del suelo y me los llevo al bolsillo.

Un auto destartalado:
cuatro ruedas de goma
con sus respectivos ejes,
un motor a pila,
y un engranaje en el eje delantero
montado en un chasis de plástico negro.       
Los regalos son otra cosa:
un libro,
una tarjeta dedicada,
un auto de madera,
una o dos remeras y un cucurucho de helado.

Estoy aquí buscando objetos y no recuerdo tu nombre, lo lamento mucho. Me hubiera gustado deletrearlo, hacer de él un sonido, darle forma, musicalizar ideas.

Ideas.
Idas.
Días.
Frías y tristes aristas, simples descuidos que te dejan pensando en algo que no puede, que no debe ser concreto: Let it be.
Olvidá el diamante, dejá de mirar  por unos “ojos de calidoscopio”.
Tenés una bonita sonrisa y un sombrero y unas cuantas camisas y un montón de objetos por delante.  



Sólo sacudo la cabeza
y caen muchas cosas…


Clasificación de Objetos:

Objetos de poder: piedras, partes de superhéroes.
Objetos de velocidad: automóviles, ruedas, jets.
Objetos de superioridad (psique): libros, cuerdas, papers
Objetos de intimidad: cintas, muñequitos, figuritas, moños, tarjetas, máscaras.
Objetos de simpleza: revisión ontológica incompleta, inconsciente. 
Objetos inmediatos: manchas, sueños y montajes.


...Y estarás esperando the dark, pero yo te regalo mi mejor sonrisa. Te regalo lo que no le he dado a nadie; entonces te observo como nunca y me pierdo (sin perderme) en tus ojos negros y me aplico un correctivo a mí mismo y supongo la ventaja de ser, simplemente, lo que soy y no temo a serlo y me muerdo los labios por besarte y se me hace agua a la boca y saboreo el perfume de tu néctar, hasta embriagarme con tu estilo.

Aunque es de noche, la noche quedó atrás
 y escucho una canción timada al azar:


La superflua manzana
cara de doncella,
me llena de alegrías y tristezas
para suponer lo supuesto
sin final.

Encuadra el tiempo,
que nochebuena no existe.

Mi Personal Jesus
es oro falso,
es placebo,
es mentira.

Se derrite como plástico.
Se derrite,
                            derrite,
                                                   derrite,
                                                                          derrite,
                                                                                                 derrite,
                                                                                                                 de
                                                                                                                          rri
                                                                                                                                       te...
Hasta vos.
Como el agua que cae por una escalera.



¿Cuándo dejaré de recoger objetos?
¿Cuándo de amarte en silencio?



Me sepulto feliz en mi recinto. Todavía hay luz, se filtra por las persianas a medio abrir. Todo es magnífico desde aquí y todo es aunque no existe y existo a pesar de vos y de los objetos y del miedo y de la locura que me causa saber que todo es aunque no existe y que yo existo a pesar de vos y de los objetos y del miedo y de la locura que me causa saber que todo es aunque no existe y...

Yo soy lo que no soy y no soy otro, porque otro no es yo. Soy “objeto” y a la vez sujeto, soy concreto y a la vez abstracto, soy percepción y realidad. Debería tener algo que hacer para no ser sólo el que recoge objetos que otros desechan. Debería tener algo más digno para poder optar y no seguir reptando como un reptil en el desierto.
Soy Sahara:
arena que se acumula con el tiempo,
reloj sin pilas,
sin malla,
agujas,
objetos.

Sigo a la búsqueda de un sonido, el de tu nombre. Imagino la combinación de vocales y consonantes e improviso sonidos guturales (grugsr), un grito primal (¡aaaaah!).
Entonces, escucho, nuevamente, una canción timada al azar, una triste melodía ejecutada por la Prima Donna del tango o de la chacona:

Parapara…paraparapaparapapa… (Trompetas, guitarras y violines)

Es tu nombre un lamento,
es un signo de fuego
grabado en mi piel.
Me envenena las horas
saber que no te importa
todo mi querer.
Siempre me trae tu nombre
un recuerdo y reproche
de todo tu ser.

Chan, chan.


Sigo aquí buscando objetos y no recuerdo tu nombre. Lo lamento mucho, seguiré buscando. Me gustaría deletrearlo, hacer de él un sonido, darle forma, musicalizar (a partir de él) al menos una idea. Sé, por el momento, que sos una muñeca y eso es una pista.