domingo, 20 de mayo de 2018

Mis nombres


Cruzo al sol, su voz
mortuoria
y especulo con decir
que al fin
un duelo eterno
emerge del culo del mundo.

Mis nombres son la antesala del infierno,
limbo-dante, espéculo
crujiente, miseria de
hombre nulo, armazón
de tortugo petrificado.

domingo, 13 de mayo de 2018

Periferias


Entonces yo me arbitro
para sostener convenciones
o, a veces, posiciones en el campo de batalla.

El núcleo ausente recibe igual a sus modificadores y
yo periferia,
los sortilegios de la vid,
el pozo alucinado en las nociones básicas,
los nombres perdidos
de las cosas.

Hacer de este universo un lugar de periferias,
de pobres segundones.

La pelea por el sentido
(contenido en una taza
o en el significante que lo complementa)
es a muerte.

Digo que me extingo
y ya no queda una sola palabra que me contenga
o al menos
que tenga lástima de mí.

viernes, 4 de mayo de 2018

Las formas


El día es el tinte mágico de algunos contornos envenenados.
En su sino está la concentración espontánea de las formas,
como un abanico de perplejidades no determinadas.

Así, un sulfúrico emitir de claridades
encuentra paz en la luz que muere.

Hoy vi a la luna en pleno día.
Era una luna clara, casi sin fisuras,
sólo una parte permaneció oculta
todo el tiempo que estuve observándola.

Pero, de todas maneras,
pude ver, porque estaba ahí,
su forma completa, circular, perfecta.

Nada parece detener el reloj que avanza sin cesar (tic-tac)
una y otra vez, una y otra vez, una y otra…

Con los basaltos senderos al abrigo del mundo,
estaban las noches del infierno,
sus poderes ensordecedores y las pupilas al solapado tiesto.

Todavía puedo soñar ─pensé de pronto─ con el futuro y su verdad;
con las culminadas huellas de un grifo o fantasma,
con los dientes cromados y las sardinas vegetales.

Un sueño, sólo uno recuerdo:
Un hombre corre en la claridad del día,
corre sin detenerse,
corre como un atleta en plena carrera.

La luz del día es diáfana y estimulante,
el hombre piensa: “¿a dónde quiero llegar?”,
la meta está lejos,
                         en un rincón de su cabeza.

sábado, 28 de abril de 2018

A tientas el tino


El cúmulo,
montículo y tentáculo,
perdura en hora buena.

A tientas el tino,
enchufe en tinieblas.

La palabra sangre no es roja y el
cuerpo que cruje
se sostiene sonámbulo.

A tientas el tino,
enchufe en tinieblas.

Me sé capaz ahora
tal vez noise,
conectores acotados,

piernas sueltas, dolores activos,  
 en fin, el final
repentino se acelera.    

A tientas el tino,
enchufe en tinieblas,
a tientas y tiembla,
a tientas el tino…

sábado, 21 de abril de 2018

Residuales


La escena se repite:
la lengua desatada arroba @ sedimentos
y spoilea un fantasma,
con sus gestos transparentes con la meta,
enganchado en la cometa desflecada.

Timbres lejanos reciben residuales
residuos orgánicos, rotundos filamentos.

No encuentro otro/a,
no digo mente
no me olvides.

domingo, 15 de abril de 2018

Tentáculos


Es tormenta el cielo digerido
y los ampulosos tentáculos,
carpetas de felpa,
falopa fratricida.

Yo que oí:
─La muerte es cosa de otros.

Yo que oí:
─La suerte viene y va.

¿Será que el sol o empieza en la vereda desdichada?

Gusano alado, bebé ya la sangre del abuelo
y los rincones abonados/abandonados.

sábado, 7 de abril de 2018

Me hablo turbulento


Me digo mío/me hablo turbulento
y escojo al cojo,
su especie,
la clase de palabras,
sustituidos caireles,
peines sin dientes
y nucas vacías.

Habla niña,
sos mi sustento y armonía,
mi viento dulce
y de agonías mi suelo.
No destruyas la fantástica escena
y los ojos de nieve.