lunes, 12 de enero de 2009

V

–¿Entonces no fue una batalla entre Apolo y Dioniso
que “...por una gran nostalgia de materia,
piden limites, días, nombres...”[1]?

–No
fue un susurro leve
el choque del puñal contra las entrañas:
la sangre brotó junto a sus vísceras
el tiempo se detuvo

–¿Hubo silencio?

–Tampoco
cantaron alegres
mucho tiempo
algunos ruiseñores esa misma noche

–Claro
ahora entiendo
no existieron héroes ese día

–Algo así

Una niebla lo contaminó todo:
los cadáveres eran colectivos
los actos
individuales


[1]La voz a ti debida, Pedro Salinas.

5 comentarios:

ariel tenorio dijo...

aplausos !!! vamo teno. publique

Anónimo dijo...

Qué conversación!... hablando se entiende la gente ... me encanta!!!
MariLu

Hilda Breer dijo...

no espere de mi trozos literarios...ni siquiera como escribidora...... busco amigos sensibles y con montones de ideas bellas y profundas.... así nomas. Hilda Breer

Hernán Tenorio dijo...

Gracias por sus comentarios. Ya tendrán novedades.

Un abrazo

Hilda breer dijo...

par mi siempre sera usted Don Juan.........Mozart........Yo cante Doña Anna......que horribles sufrimientos de celos!!!!!!!!!pero como yo soy una angelito indefenso, mi rol preferido fué siempre, Pamina.
Escribi en mis "Duendes" algo que le podria apaciguar sus temores de perderme....jamás lo permitiría......Si eso no es suficiente, avíseme. Hilda Breer