domingo, 8 de marzo de 2009

VI

Estaba el “Uno” ocupado en la prensa
y había otros en la reserva
Cada tanto miraban para fuera
después de los desmanes

No había forma de no ser devorados
por los otros
los que miraban las flores ya

El tímpano era el témpano
que esperaba que un sonido
se una al roce
a la cosa amorfa

Pero él seguía observando por la mirilla
estaba junto al deseo
que se apoderaba de una acción ficticia

Hablé de ustedes un buen tiempo
aunque también confieso
que solo me interesaban los sonidos
que hacían con la boca cerrada

El círculo se transformaba
lentamente
en semi-farsa

Era difícil sostener una energía que se caía al piso
que rodaba entre las piernas
mientras los cuerpos intentaban desembarazarse:

la ola un par de veces nos mareaba
entonces creíamos en los mitos
y hablábamos de nosotros

como si se tratara de una leyenda

6 comentarios:

Pequeños Soles de Noe dijo...

Hola Hernán, muchas gracias por tu ofrecimiento cuando quieras me mandas algunos de tus poemas.
Éste por cierto es muy lindo
Un abrazo
Noe

Hernán Tenorio dijo...

Gracias. Podés usarlo para tu blog si te gusta, no hay ningún problema.
Un abrazo

ariel tenorio dijo...

ta bueno teno, aaaaaaahhhhhhhhhhh!tenooooo

Hilda dijo...

OH, muy interesante poema, es distinto. Bueno.

Hilda

poesia_amistad dijo...

Interesante poema Hernán.

Lleno de matices, me gustó mucho.

saludos desde España.

Pequeños Soles de Noe dijo...

Querido Hernán:
Si te pasas por el blog....
Gracias y un abrazo en la distancia
Noe