sábado, 12 de septiembre de 2015

15. zona de fuego

y el ruido continúa,
estás atento,
acá y allá el insomnio,
en todas partes suena la música
y todo se condena en la espera,
la caída libre desde una altura razonable.

ahora el sueño se estrella contra un espejo roto
y las polutas de humo se dispersan en el gran ambiente.

“no es el fuego un lugar…”, murmura.
a veces la almohada pesa toneladas y es una zona de fuego, digamos

2 comentarios:

sonia saavedra gutierrez dijo...

Me encanta....esto que escribes mientras el subconsciente esta alerta.....me encanta!!!!!

Hernán Tenorio dijo...

¡Gracias, Sonia, Abrazo grande!!!