sábado, 15 de julio de 2017

Justicia social

No han sonado
las campanas todavía
y ya se amontonan las basuras
a plena luz del día.

Pienso:
“¿Qué han hecho por revertir las injusticias que anunciaron,
hasta en su nombre,
durante tantos años?

Me afiebra pensar en el futuro
y,
 mucho más,
en la victoria presente. 

5 comentarios:

val dijo...

Cuando empecé a leer creí que era una prosa breve, sólo asomaban unas palabras en el espacio de fb, que linkea el blog.
Y tuve una alegría - no sé por qué - cuando vi que era un poema.
Donde lo no dicho bulle por debajo. Y donde el comienzo (¿qué campanas, por qué deberían sonar las campanas?- abre una enorme puerta para hacer propios los versos que siguen...Podía haber sido pura catarsis, y en cambio se adueña de múltiples experiencias, de tiempos que son el de hoy, y otros...
Gracias, Hernán, por el poema.

sonia saavedra gutierrez dijo...

Afiebrada escucho las campanas,seguro por el cambio...luego miro y veo nada cambiő.
Hermoso como siempre,haciendome pensar, que hasta de lo mas burdo,puedes hacer poesia!!!

Hernán Tenorio dijo...

¡Gracias, Isabel y Sonia, por los comentarios!!!

olga o. dijo...

De los que leí, Frontones y Estrellas son los que más me gustaron. Bueno, este también.
Pero elijo para comentar acá para decir, de paso, que me encantó el comentario de Val. Ojalá yo pudiera decir algo más que ese "los que más me gustaron". Gracias, Val, como lector, por el comentario. Y lástima que cuando seguí el link, no encontré tu blog.

En otro orden de cosas, siempre recuerdo la frase que decían en un programa de radio que escuchaba hace muchos años, "no tengo nada contra el jazz moderno, salvo cuando pierde la belleza de la melodía". Lo mismo vale para la distorsión.

Hernán Tenorio dijo...

Gracias, Olga, por tu comentario!!! Saludos!